Google+ Followers

miércoles, julio 26, 2006

CETAGANDA - EL JUEGO DE LOS VOR - RECUERDOS: Lois McMaster Bujold

Con los primeras calores estivales Byblos vuelve a poner en el mercado un par de reediciones de la estupenda serie sobre las aventuras de nuestro enano favorito, el ingenioso Vor de Barrayar Miles Vorkosigan.

En esta ocasión los títulos elegidos para volver a ver la luz han sido: Cetaganda y El Juego de los Vor, el precio más que asequible, solo 5 euritos. El suceso invitaba a una nueva sesión de agradable lectura de la mano de la Bujold entre chapuzón y chapuzón a la orillita del mar.


La primera en caer fue Cetaganda, que cualitativamente hablando, se encuentra a medio camino entre lo mejor y lo prescindible de la saga Vorkosigan. La novela está ambientada en la extraña sociedad matriarcal Cetagandana, con ciertas reminiscencias a la sociedad feudal japonesa de shoguns y samurais, donde Miles participa en una trama policial y de intereses palaciegos.
Miles y su primo Ivan acuden como representantes de Barrayar al sepelio de la Emperatriz de Cetaganda. Miles da nuevas muestras de la facilidad con que se entromete en todo tipo de lios y la "sagacidad" con la que los resuelve. En este caso la sucesión de la Emperatriz y la rivalidad entre las dos castas dominantes en Cetaganda gracias a la ingeniería genética: los Ghem y los Haut serán el motivo de la intromisión de Miles en los asuntos Cetagandanos que podrían afectar de retruque a Barrayar.
El resultado final es el acostumbrado: entretenimiento a raudales. Las novelas de la Bujold seguramente encuentran detractores entre los puristas de la ciencia ficción, pero si se contemplan como novelas de aventuras ambientadas en un escenario clásico de la ciencia ficción pulp y no le piden grandes aportaciones en cuestión de ideas innovadoras, ni tecnologías revolucionarías seguro que acaban disfrutando de la calidad de la autora y de ese sentido del humor tan particular que aporta a sus escritos.
La segunda reedición de la saga Vorkosigan que Byblos ha sacado al mercado este veranito ha sido El Juego de los Vor, premiada con el prestigioso Hugo en el año 1991 en dura competencia con otras excelentes obras como La Caída de Hyperion de Dan Simmons y Tierra de David Brin. Este premio no venía más que a certificar la tremenda aceptación popular que tienen las obras de la Bujold gracias a la legión de seguidores que ha conseguido con la serie sobre las aventuras de Miles Vorkosigan.
En El Juego de los Vor nos encontramos a un joven Miles Vorkosigan que debe enfrentase a su primer destino una vez completada su formación militar. El lugar donde debe ejercer su estrenada profesión militar está lejos de lo que él hubiera deseado, una apartada y fría estación meteorológica donde, ¿y cómo no?, se las ingenia para meterse en todo tipo de líos y hacer nuevos enemigos. Una vez liberado de este primer destino entra a formar parte de Seguridad Imperial. El destino le llevará a reunirse de nuevos con los mercenarios Dendarii que le ayudaran a rescatar al Emperador de Barrayar de una trama de proporciones galácticas urdida por los enemigos de Barrayar. En esta novela se nos muestra el complicado equilibrio entre los diferentes mundos que componen el universo donde se mueve Miles y la importancia de las redes de comunicación y tranporte que controlan las estaciones para los saltos espaciales y la importancia estratégica de dominarlas o, como mínimo estar a buenas con los que las dominan.
La Bujold con su consumada maestría para idear intrigas galácticas y añadirles su habitual dosis de humor, ironía y acción nos vuelve a deleitar con esta divertida historia protagonizada por el incorregible Miles.
La tercera novela en caer ha sido Recuerdos, menos entretenida que las otras dos, pero de mayor importancia dentro de la saga.
Recuerdos representa un punto de inflexión dentro de la serie de aventuras de Miles Vorkosigan. Varios factores alteran el placido existir de nuestro enano favorito; la crioregeneración o vuelta a la vida tras su muerte en Jackson Whole con sus efectos secundarios que parecen inhabilitarlo para dirigir a sus queridos mercenarios Dendarii y que también le deja apartado de su puesto en Seguridad Imperial lo sumen en una honda depresión que se agrava con la crisis de los treinta que atravesaba y que le llenan de incertidumbres con respecto a su futuro. Un viaje que emprende a las apartadas montañas Dendarii para tratar de encontrar motivaciones parece tranquilizarlo y aceptar la cómodo y aburrida vida palaciega a la que parece abocado.
La novela parece que va a caer en una detallada descripción costumbrista de la sociedad Vor cuando de repente empiezan a sudecerse los acontecimientos y Miles vuelve a la acción; el enamoramiento del Emperador Gregor de una Komarresa y el estado de salud de Simon Illyan que cae enfermo víctima de una oscura maquinación cuando alguien pretende apartarlo de la circulación hacen reaccionar Miles. Es aquí cuando reaparece el mejor Miles que con su ingenio habitual logra salir airoso de todas las travas que se le ponen para salvar Barrayar una vez más.
Después de la dosis veraniega de Vorkosigan solo me queda esperar que para el año próximo Byblos vuelva a regalarnos la reedición de alguna de las aventuras de Miles para refrescarnos el verano. Que si pudieran ser En Caída Libre y Barrayar no lo lamentaría nada :)
Que todo aquel que todavía no se ha sumergido en esta serie que ha creado la Bujold no se lo piense más y que empiece a leer lo que caiga en sus manos de ella. No se arrepentirá.

3 comentarios:

Farseer dijo...

Para mi gusto, de las tres que comentas, la más floja es Cetaganda, pero aún así es extremadamente divertida de leer. Como dices, no se trata de sesudas críticas sociales ni de ideas innovadoras, pero sí de historias bien contadas que nos recuerdan lo divertido que puede llegar a ser la lectura.

Shinnee dijo...

Acabo de descubrir tu blog, y antes de nada quiero felicitarte. He disfrutado mucho con el estilo de tus reseñas, y más de una me ha despertado el gusanillo por el libro en cuestión ^^

Me encantan los libros de Miles, precisamente los descubrí este verano con la oferta de los 5 €. Fue empezar Fragmentos de Honor y no poder dejarlo hasta que he acabado todo lo escrito hasta el momento. Una Campaña Civil es el que más me ha divertido, casi lloro de la risa con las cucarachas mantequeras. Humor, personajes carismáticos, aventuras e intrigas retorcidísimas... puro disfrute.

Tengo reservados sus otros libros para cuando el mono vorkosigan amenace con acabar conmigo: En Caida Libre y Ethan de Athos (aparte de sus otros libros de fantasía, como Chalion).

Toniluro dijo...

Gracias por tu visita y comentario futura arquitecta :)

Las peripecias de Miles siempre resultan un torrente de diversión que ayudan a evardirse de los problemas cotidianos.

"En Caída Libre" es el único que me queda por leer de la saga, espero que los señores de Byblos tengan a bien el reeditarlo este año.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...