Google+ Followers

lunes, septiembre 17, 2007

LECTURAS FALLIDAS: LA OTRA PILA

Junto a la Pila de libros pendientes de lectura, cada vez más alta, crece de forma paralela otra Pila de libros que se van quedando a medio leer. Son lecturas que no resultaron lo esperado o que la impaciencia por comenzar con alguna novedad recién salida al mercado dejó aparcada para mejor ocasión.

Cuando uno repasa los títulos que deja arrinconados en esa Pila de la vergüenza se queda patidifuso al encontrar autores de lo mejor considerado, y para muestra dejo la lista de lecturas fallidas que he padecido en el último año.

LEYES DE MERCADO - RICHARD MORGAN

Quizás el caso más hiriente: me encantó Carbono Alterado, pero no he sido capaz de terminar de leer Leyes de Mercado. La culpa no es de la novela, más bien de las expectativas que me había creado sobre su contenido y no correspondieron con lo que encontré. No me terminaba de enganchar, me pareció muy forzada la ambientación a medio camino entre La Hoguera de las Vanidades y Mad Max que sirve de decorado a la novela; no me convencía el poco inspirado recurso de meter un latigazo de violencia exagerada cada 50 páginas para mantener despierto al lector y muy trillado y facilón el argumento. La deje aparcada en la página 220, por la mitad más o menos, no descarto retomar su lectura en algún momento, pero ahora mismo es una opción lejana.

GUARDIANES DE LA NOCHE - SERGEI LUKYANENKO
Ya había tenido la oportunidad de leer alguna cosa de este autor. Tiene un estilo ligero; con poca sustancia y mucho ritmo que resulta muy entretenido.
Si no hubiera visto la película que se hizo basándose en el libro seguramente lo habría acabado, pero sabiendo el final y tratándose de una historia de vampiros, tema que no me termina de atraer, acabé con Guardianes de la Noche en la Pila de lecturas fallidas con tan sólo 150 páginas leídas. Ya que estamos, habría que destacar la pésima calidad del papel con la que se ha publicado este libro, de lo peorcito que hay.

LA PISTOLA DE RAYOS - P. K. DICK

Dick es una de las asignaturas pendientes que me quedan. He leído poco de este autor y cada vez que intento acercarme a él no tengo suerte con la elección.

La aparición de esta novela inédita en castellano, editada por Gigamesh, parecía una buena ocasión para darle una nueva oportunidad, pero el resultado fue peor de lo esperado, 60 páginas aguante de una historia que a cada página que pasaba se iba haciendo más tediosa e insoportable.
Otra vez será amigo Dick.

EL ÚLTIMO PUENTE (libro de gestas de Malaz I) - STEVEN ERIKSON

Parece ser que esta primera entrega de la saga de Malaz es la más flojita, doy fe en lo de flojita. Empieza bastante mal: personajes planos y sin tirón, un argumento sin pies ni cabeza que pierde al lector en un maremagnun de topónimos, antropónimos y gentilicios poco claros y estresantes.
La certeza de que no se verán en castellano el resto de las entregas de la saga me terminó de desanimar a continuar con su lectura de momento, aunque no descarto finalizar El Último Puente y su continuación Los Jardines de la Luna dado el caracter autoconclusivo de cada entrega.

LA HIJA DEL DRAGÓN DE HIERRO - MICHAEL SWANWICK


No me desagradaba la lectura de La Hija del Dragón de Hierro, a pesar del profundo cambio que experimenta el argumento. Cuando esperaba una novela de aventuras me encontré con la narración de las desventuras de una adolescente en un instituto de secundaria.

Este es el caso de libro abandonado por otro largamente esperado. Uno no termina de decidirse a continuar con su lectura y el frenético ritmo de novedades que van sacando las editoriales hizo que se perdiera en la Pila de lecturas fracasadas.



YGDRASIL - JORGE BARADIT
Para mi gusto es excesivamente complicada la lectura de esta novela. Construida como una sucesión de imagenes impactantes muy bien dibujadas por Baradit. Claro que los temas que toca: cyberpunk, cyberchamanismo, cybergore y otras hierbas no me atraen para nada.

A pesar de que en algunos momentos me sentí atraido por la narración, estos fueron los menos. Al final el libro quedo aparcado por la página 120 y con difíciles perspectivas de seguir perseverando en su lectura.

LA NOVELA PERDIDA DE LORD BYRON - JOHN CROWLEY

Crowley es un escritor del que siempre he oído maravillas. No me atrevía con Pequeño Grande, pero como en la biblioteca de mi pueblo adquirieron un ejemplar de La Novela Perdida de Lord Byron pensé que era la ocasión adecuada para iniciarme con este autor: duré 50 páginas :(

Un tostón de mucho cuidado.

CRONOPAISAJE - GREGORY BENFORD

Tengo una profunda aversión por la ciencia ficción excesivamente hard, me gustaría haber tenido la paciencia suficiente para profundizar en alguno de los grandes maestros del género que han cultivado con gran esmero esta parte más purista de la ciencia ficción. No ha podido ser, me declaro totalmente incompetente para enterder algunas de las ideas que fundamentan con una base científica el argumento de muchas novelas.

Aún así, hay momentos que me da un ataque de entusiasmo y emprendo de manera apasionada la lectura de alguno de los grandes títulos de la ciencia ficción hard; así ocurrió con Cronopaisaje al que abandoné en la página 40.

Esta es la lista de fracasos de este año, no serán los únicos, todavía quedan unos meses para completarlos y alta es la Pila pendiente de lectura como para evitar que alguno más caiga en el rincón del desprecio de los libros a medio leer.

EL CÓDICE ROSETTA - Richard Paul Russo

La Factoría ha publicado dentro de su colección Solaris Ficción dos novelas de este escritor norteamericano. La primera, Dentro del Leviatán, se consideró tan entretenida como prescindible. Un claro ejemplo de novela de serie B sin más pretensiones que hacer pasar un buen rato.

El Códice Rosetta puede compartir estos adjetivos sin ningún problema. Sorprende la cantidad de reseñas que circulan por la red sobre esta novela, a pesar de que no pasará a la historia del género es justo indicar que ha sido leída por un gran número de aficionados.

El referente más próximo de El Códice Rosetta son las novelas juveniles de Heinlein, en especial Ciudadano de la Galaxia con la que comparte bastantes puntos comunes en el argumento, no tanto en el desarrollo: Heinlein está a años luz en cuanto a recursos, oficio y estilo que el hipotenso Russo. Lo de hipotenso lo digo por la falta de tensión que trasmite la novela. Toda la acción trascurre de una manera lánguida, sin momentos álgidos que animen al lector. A todo esto hay que incluir lo previsible de toda la trama y lo plano de los personajes, faltos de profundidad y de interés.

Paradójicamente, sus muchos defectos son su mejor virtud. La falta de ambición y de originalidad no dan para que el lector se complique la vida con ideas complejas y confusas, simplemente se dedica a ir pasando las páginas de manera relajada. Una novela que sirve para pasar el rato y poco más.

El argumento, a grandes trazos, es el siguiente: un joven, desarraigado y predestinado huérfano, heredero de un gran imperio (económico), decide escapar de su actual situación de esclavitud y emprende un viaje iniciático que le debe llevar a cumplir su destino. Por el camino encuentra un objeto de gran poder que le ayudará a ponerse en contactos con una inteligencia superior que devolverá al universo a su status quo original. Durante el viaje diferentes vivencias irán curtiendo al intrépido joven en forma de pérdidas de seres queridos y del emotivo reencuentro con su pasado.

¿Os suena de algo el argumento? Vamos, un prodigio de originalidad.

OTRAS VISIONES.

Sitio de Ciencia Ficción

EnClavePública

martes, agosto 28, 2007

BARRAYAR - DANZA DE ESPEJOS: Lois McMaster Bujold

Cuando aparecen los calores estivales el cuerpo me pide lecturas amenas y divertidas como son las de la serie de Miles Vorkosigan. Una saga odiada por unos y reverenciada por otros. Tantos admiradores acumula la Bujold como detractores se suman a la causa de menospreciar su obra. Unos y otros no se pondrán de acuerdo a la hora de calificar sus novelas, lo que ninguno puede poner en duda es el éxito que ha ido atesorando en un breve espacio de tiempo; y no sólo lo digo por los premios Hugo y Locus que colecciona. Repasando los comentarios de Miquel Barceló en los prólogos que escribe para las novelas de la Bujold en la colección Nova de Ediciones B, se puede encontrar como se refiere a ellas como “un valor seguro”, y es que el verdadero éxito, nos guste o no, se mide en número de ejemplares vendidos, y en esos menesteres la Bujold golea al resto de escritores de ciencia ficción. Una escritora inteligente, consciente de sus limitaciones y que sabe explotar sus puntos fuertes; no se complica la vida con artificios innecesarios y ofrece diversión en estado puro.

Este año la editorial Byblos ha vuelto a obsequiar a los lectores de la Bujold con la reedición de algunas de sus novelas más buscadas: Barrayar y Danza de Espejos.


BARRAYAR

Barrayar aparece publicada cuando la saga de Miles Vorkosigan ya llevaba un buen trecho andado. Cronológicamente, los hechos que en ella se narran, se deben encuadrar inmediatamente después de Fragmentos de Honor y antes de la exitosa El Aprendiz de Guerrero. El argumento se centra en los acontecimientos que dieron lugar a las deficiencias físicas con que nació nuestro héroe, Miles Vorkosigan, y a la guerra civil que sufrió Barrayar durante la regencia de Aral Vorkosigan, padre de Miles y esposo de Cordelia.

No se debe considerar bajo ningún concepto una novela de ciencia ficción. Es una agradable novela de aventuras en un entorno estéticamente similar al utilizado en la película El Prisionero de Zenda : sociedad militar, castillos, uniformes de caballería, intrigas palaciegas, etc. Nada de lo que acontece en Barrayar es suficiente para considerarla dentro del grupo de novelas de ciencia ficción. Novela de aventuras y a mucha honra.

Está entrega de la serie no aporta nada en especial a la saga, si acaso, cierra la participación del resto de personajes con los que experimento la Bujold para encontrar a su protagonista ideal, Miles. Por otra parte, en esta novela, la autora aprovecha para dar rienda suelta a su vena sexista y ensalzar la figura de la mujer en comparación con la del hombre, una figura masculina a la que presenta como individuos muy limitados intelectual e incluso físicamente. De esta manera, la “buena” de Cordelia no se conformará con ser la madre del gran Miles; en su tiempo libre, que no es poco, resolverá tramas intergalácticas, salvará al planeta y ganará ella sola una sangrante guerra civil. ¡¡Bien por Cordelia!!

Ya puestos a arremeter contra sus demonios particulares demuestra de manera excelente el darwinismo social con que los yankis contemplan cualquier otra cultura, religión o modelo de sociedad, no debemos olvidar que la buena de la Bujold es natural de Ohio y nacio en plena posguerra mundial; ha tragado valores patrios desde su más tierna infancia. Así que no es de extrañar el desprecio hacía cualquier forma de interpretar la vida que no coincida con el capitalismo y el nacional catolicismo en el que ella se ha criado.

Aquí me gustaría apuntar mi particular opinión sobre los personajes principales de esta saga: son básicamente dos. El favorito de la Bujold, como no, nuestra intrépida Cordelia Naismith y el apocado y rígido Lord Aral Vorkosigan, el padre de “la criatura”. El mismo Miles no es más que la copia enana de los dos prototipos que creo la Bujold para Fragmentos de Honor. Miles recoge las formas y maneras de su madre, Cordelia, cuando está al frente de los mercenarios Dendarii: un tío inteligente, dinámico, triunfador y sexualmente un semental de metro y medio(de altura) que parece muy superior al Miles oficial del ejercito de Barrayar que recoge todos los defectos de su padre: inseguro, frío, triste, inseguro y capado. Aquí se puede volver a apreciar la particular guerra de sexos que crea la Bujold en su universo particular: femenino = bueno; masculino = malo.

Con todo esto no quiero decir que Barrayar no me haya gustado, al contrario, me fascinan las peripecias que la Bujold les hace vivir a sus personajes, pero una cosa es que me gusten las novelas de la Bujold y otra muy diferente es que acepte con buena cara que Barrayar ganará el Hugo y el Locus del 1992. Excesivo.


DANZA DE ESPEJOS

Sin duda Danza de Espejos es la mejor de todas las entregas de la serie. Este hecho se debe a la aparición del personaje más trabajado y atractivo de todos los creados por la Bujold: Mark, el hermano clon de Miles. Un personaje sólidamente construido gracias a todo lo acontecido hasta el momento a lo largo de las entregas anteriores. Mark es un clon creado para suplantar a Miles y matar a su padre (aquí se pueden meter todas las teorías habidas y por haber sobre lo Freudiano y edípico del caso) ; su cuerpo ha sido torturado quirúrgicamente para conseguir las mismas imperfecciones físicas que Miles. Su mente manipulada hasta conseguir acondicionarla para la obediencia ciega que exigen sus creadores.

Un personaje que debería de haber sido residual dentro del universo Bujold y que creció hasta “comerse” a su hermano mayor. Cuando empezamos a ver el mundo a través de los ojos de Mark en seguida nos ganó para su causa. Su ambigüedad de sentimientos hacia su hermano y sus constantes crisis de identidad provocaron la inmediata empatía del lector con este personaje tan lleno de sentimientos contradictorios y de unas sensaciones tan primarias como humanas. Si a esto le sumamos los problemas para mantener la línea dentro de unas proporciones aceptables que tanto lo atormenta, pues la identificación con Mark, por parte de la mayoría de lectores, es aún mayor

Las ganas que pone Mark por emular las gestas de su hermano lo llevan a recorren los mismos lugares donde Miles vivió sus triunfos más sonados, pero Mark ha nacido para la tragedia más que para la comedia, muchas serán las peripecias en que se vea implicado para regocijo del lector que las disfrutara a lo grande.

Miles también hace su aparición en la novela, no podía ser de otra manera, esos sí, quizá no todo lo brillantemente que podía haber sido. Este es el gran debe que le podemos achacar a la Bujold en Danza de Espejos; se había logrado una gran cantidad de posibles tramas a desarrollar en el futuro con la aparición de Mark, pero al final…

No explicaré nada más, el próximo verano, sí Byblos hace sus deberes y devuelve a las librerías una edición en bolsillo de Recuerdos y Komar veremos que tal resuelve la Bujold todos los caminos que se abren en Danza de Espejos.

Una última cosa que añadir: no hace mucho me refería a las obras de la Bujold, a modo de analogía con el mundo del cine, como novelas “palomiteras”, carentes de la sustancia suficiente para llegar a se consideradas como algo más que un producto de entretenimiento pasajero. Buscando por Internet he encontrado una cita que hace tiempo alguien de la revista Locus escribió sobre las obras de la Bujold.


"Las crónicas de Miles Vorkosigan son demasiado inteligentes para ser comida literaria barata, pero producen el mismo tipo de deseo incontrolable que hace que las palomitas de maíz se desvanezcan mágicamente durante una sesión de cine."
Faren Miller en LOCUS
Me ha hecho gracia.
OTRAS VISIONES:
Danza de espejos: Enclavepública

viernes, agosto 17, 2007

REGRESO A BELZAGOR (Downward to the Earth) – Robert Silverberg

El reciente saldo de La Factoría ha puesto a disposición de muchos aficionados un buen número de títulos apetecibles. Entre ellos se encuentra Regreso a Belzagor del maestro Robert Silverberg; lo de maestro se debería de poner en mayúsculas. La revisión novelada que hace en esta novela del Zaratustra de Nietzsche es sencillamente genial.

Una tarea nada fácil la de hacer digerible la teoría filosófica de Nietzsche a través de una obra concebida, en principio, como de evasión y entretenimiento, pero mientras pasaba las páginas crecía mi asombro al ver reflejado en cada acontecimiento, en cada personaje de Regreso a Belzagor todas y cada una de las ideas y conceptos de Nietzsche.

Silverberg ofrece en clave de ciencia ficción un canto al Vitalismo de Nietzsche y su concepto de vida: la comprensión de la vida en el sentido biológico como elemento para subrayar el papel del cuerpo humano, los instintos, lo irracional, la naturaleza, la fuerza y la lucha por la subsistencia.

Términos como la muerte de Dios, el nihilismo, el eterno retorno como síntoma de vitalismo, la voluntad de poder como esencia de la vida (que se ve reflejada en muchos de los protagonistas de las obras de Silverberg: Manjipur, etc), la división moral entre lo apolíneo y lo dionisiaco, la transmutación de los valores, y por supuesto el Superhombre que debe de emerger de este cambio y dejar atrás al Último Hombre: entendido como el hombre de los tiempos actuales, no cree en nada, pero se cree feliz, es un ser menospreciable que vive una vida gris. Estos son los elementos que ejercen la función de armazón, de esqueleto que queda recubierto con el escenario futurista que con tanta soltura domina Silverberg, y que da forma a Regreso a Belzagor, pésima traducción del título original: Downward to the Earth. Título mucho más acertado al trasfondo mesiánico de la novela.

La novela arranca cuando Edmund Gundersen vuelve a Belzagor atraído por los recuerdos del pasado y por el sentimiento de culpa producido por los actos cometidos durante su anterior estancia en el planeta, donde ejerció con mano de hierro su cargo como gobernador.

La pérdida de valores tradicionales que el personificaba como colonizador y representante del antropocentrismo, y la no asimilación de la idea de la existencia de seres elefantiásicos como los nildores, auténticos dueños del planeta y dotados de una inteligencia emocional, espiritual y moral superior a la de los humanos, lleva a Gundersen a una transmutación de los valores: destrucción de antiguos valores y creación de nuevos que lo liberen de su sentimiento de culpa.

Para este fin emprende un viaje a lo más profundo de las selvas de Belzagor, un viaje iniciático para encontrarse consigo mismo y trascender, dejar atrás al último hombre. Ha tomado consciencia de la muerte de dios (nihilismo); nada tiene valor, ha perdido los valores de su propia tradición.

En su viaje por Belzagor, Gundersen experimentará la voluntad de poder que lo llevará a conocer la realidad de los seres que habitan el planeta y descubrirá el eterno retorno en el que viven: el constante renacer en un nuevo ser vivo distinto al que han sido anteriormente.

En contraposición con la moral y espiritualidad de los Nildores, que representan el espíritu apolíneo, de Apolo, dios de la belleza, los valores de la razón, la medida, es la moral de los señores, el equilibrio en la filosofía de Nietzsche, Silverberg coloca a los pocos habitantes terrestres que quedan en Belzagor, encabezados por la esposa de Kurt, y a los hedonistas turistas que lo visitan: clara representación de el espíritu dionisiaco, de Dionisio, dios de la orgía, de la desmesura, la embriaguez mística y la anulación de la conciencia personal, es la moral de los esclavos.
La voluntad de evolucionar lleva a Gunderser a realizar la ceremonia de trascendencia de los Nildores; ceremonia donde se trasforma en un ser emocionalmente superior. La prueba final del proceso de trasformación es la aceptación del resultado final del cambio como representación del eterno retorno de las cosas, es decir, asumir que han de volver a acontecer los sucesos del pasado. Es la prueba más dura a la que se enfrenta la voluntad de poder. Desear no sólo las cosas buenas sino también las “malas” y “negativas”. La idea clave del eterno retorno es la repetición, el ciclo que se ejecuta una y otra vez, sin que nada apunte hacia un estado final.

El final del viaje es la consecución de una nueva etapa de existencia: El superhombre. El superhombre es una figura colectiva, símbolo de todos aquellos dispuestos a realizar la transmutación de los valores y apropiarse de todos los valores de la condición humana. No es un ser superior al hombre, sino un hombre que vive su vida como “artista trágico”, según la propia definición de Nietzsche. El superhombre es la coronación de un proceso de trasformación espiritual. Ha comprendido la disolución de los valores tradicionales, no se engaña.

El final de la novela presenta a Gunderser trasformado en una figura mesiánica con la intención de redimir todos los pecados de sus congéneres, ayudarlos a conseguir la tan deseada evolución moral y espiritual que debe elevar a la raza humana a un nivel superior de existencia.

Así entiendo yo Regreso a Belzagor y así lo cuento. No tengo dudas sobre la influencia de Nietzsche en esta novela. Para lo que no encuentro respuestas es para el porqué la escribió y qué significa esta novela en su carrera literaria.

No conozco en profundidad la obra de Silverberg, prometo ponerme al día, para opinar sobre el significado de Regreso a Belzagor. ¿Significaba un cambio en la obra de Silverberg? ¿Un cambio en la propia literatura de ciencia ficción? Quién sabe, lo cierto es que después de haber leído Regreso a Belzagor tengo la sensación de haber descubierto uno de los más grandes escritores de ciencia ficción, y no sólo de ciencia ficción; Silverberg, al igual que Gundersen, también consigue trascender a un nivel superior en esta novela.

OTRAS VISIONES.

El rincon de Nacho

De Leyenda

El Kraken

jueves, agosto 09, 2007

VENCER AL DRAGÓN - Bárbara Hambly

Es difícil innovar en cualquier tipo de género literario, en la fantasía épica es quizá más difícil por la tiránica influencia que ejerce la obra de Tolkien sobre la estructurara de la historia que se narra y la tipología de personajes que intervienen en la narración. La continua repetición del argumento básico de este tipo de novelas de aventuras: lucha entre el bien y el mal, personaje predestinado, viaje iniciático, etc., ha producido un estancamiento que ha propiciado la degeneración de la fantasía épica convirtiéndola en un repetitivo subproducto de la obra de Tolkien destinado a un público juvenil al que, presuntamente, la calidad literaria le trae sin cuidado y consume masivamente la larga lista de “dragonadas” que componen el lucrativo negocio de las franquicias. Por suerte, de tarde en tarde aparece alguna excepción que merece ser mencionada. Es el caso de Vencer al Dragón, escrito por la injustamente olvidada Bárbara Hambly. Novela publicada por Ediciones B en la década de los 90 y recientemente recuperada por Byblos, la colección de bolsillo que le está quitando la etiqueta de descatalogado a títulos muy apetecibles.

Vencer al Dragón es una rara avís dentro de la fantasía épica. Destaca el agradable estilismo de la Hambly que coloca las formas literarias al mismo nivel que el fondo de la narración; un fondo que recrea una historia aparentemente tópica dentro del género fantástico: un campeón que debe vencer a un dragón y salvar el reino. La innovación viene por las características de los protagonistas de la novela, héroes humanizados en un mundo decadente donde se van perdiendo los valores tradicionales y, sobre todo, por lo moderno del planteamiento “secundario”: la reivindicación femenina de la conciliación entre la vida profesional y la familiar. Como se puede apreciar, el tema de que subyace en la novela es totalmente actual, lo novedoso es el decorado donde Bárbara Hambly escenifica sus quejas.

El argumento nos cuenta en un tono crepuscular los avatares a los que se tendrá que enfrentar la protagonista, Jenny Wynest, una hechicera cuarentona, madre de dos hijos y casada con el único caballero vivo que ha vencido un dragón: un modesto señor feudal que reparte su tiempo entre el estudio de viejos libros de ciencia y la cría de cerdos. Jenny siente que la dedicación a su familia le ha quitado el tiempo que necesitaba para trabajar sus dotes mágicas y llegar a ser una hechicera poderosa; sin este tiempo necesario para el estudio tan sólo ha llegado a ser poco más que una curandera. La aparición en el reino de un poderoso dragón, Morkeleb el negro, la lleva a ella y a su marido a viajar hasta la Corte Real. Allí conocerá a una poderosa y bella hechicera que tiene dominado al rey y en la que se mira y contempla lo que ella pudo ser y no ha sido. La lucha contra el dragón tiene mucho de simbólico el dragón no representa el mal, sino la naturaleza propia de todas las cosas; el dragón actúa como deber actuar, es fiel a su naturaleza, no pierde su identidad con meditaciones éticas o morales sobre las consecuencias de sus actos. La gran lucha de Jenny no es contra el dragón, es una lucha interior ya que el dragón Morkeleb simboliza todos sus deseos incumplidos de poder, libertad y sabiduría. El dragón que debe vencer Jenny es decidir entre volver con su marido y sus hijos o dedicarse en cuerpo y alma a su profesión: la magia.

El resultado final es una muy buena novela de fantasía épica adulta, escrita con gran elegancia y solvencia. Fantasía adulta que no deja de lado unas buenas dosis de magia y acción para mantener al lector pegado a sus páginas. Sin duda una lectura que agradará a los aficionados al género.
 
 
 
OTRAS VISIONES:

miércoles, julio 25, 2007

JOHN SCALZI - La vieja guardia

 La vieja guardia (2005) fue la carta de presentación de John Scalzi en nuestro país. Con esta novela de ciencia ficción militar que fue nominada para el Hugo del año 2006, sorprendentemente según mi opinión, se inicia una serie que continuaría con Las Brigadas Fantasma (2006), La última colonia (2007) y La historia de Zoë (2008), todas ellas publicadas por Minotauro con una buena acogida en ventas y críticas por parte de los aficionados al género.

La primera impresión que uno tiene al adentrarse en las páginas de La vieja guardia es que se encuentra ante el enésimo homenaje a dos de los clásicos inmortales de la ciencia ficción: la celebrada y discutida Tropas del espacio (1960) del maestro Heinlein y la no menos brillante La guerra interminable (1975)de Joe Haldeman. El resultado de tan sentido tributo es un space ópera bélico que cuenta las hazañas de las Fuerzas de Pefensa Colonial (FDC) en sus enfrentamientos con otras razas del universo en la pugna con éstas por los recursos de los escasos planetas habitables que existen; la principal arma para acometer dicha conquista es el alistamiento voluntario de la flor y nata de los residentes de los geriátricos: abuelos septuagenarios que en el final de sus días deciden enrolarse en las Fuerzas de Defensa Colonial, una fuerza militar que se nutre de ancianos a los que se les proporciona un nuevo cuerpo joven con un ADN mejorado y aplicaciones de nanotecnología que les proporcionan una mayor velocidad, resistencia, capacidad de oxígeno en sangre además de potenciar los sentidos; junto a estas mejoras, también cuentan con un dispositivo BrainPal que funciona como una interfaz neuronal que les permite comunicarse con sus compañeros de las FDC.
Para este renacer el autor utiliza la misma fórmula empleada por Richard Morgan en su genial Carbono Alterado y David Brin en Gente de Barro: la platónica trasmigración del alma de un cuerpo a otro. Un recurso “científico” que, en otras manos, genera una gran cantidad de recursos que pueden enriquecer la trama de la novela aportando elementos de discusión sobre la religión o la inmortalidad, y que Scalzi deja de lado para centrarse en el anodino deambular de un grupo de calenturientos reclutas en unos escenarios que Scalzi no desarrolla convenientemente.
La novela en sí es un relato en primera persona del soldado John Perry, un escrito retirado de 75 años de edad, que tras la muerte de su esposa se alista en las FDC. Después de recibir la instrucción básica y experimentar sensaciones ya olvidadas con su nuevo cuerpo, Perry comienza su nueva vida como militar participando en varias escaramuzas en las que se enfrenta contra un repertorio de las muchas razas extraterrestres que compiten con los terrestres. El estilo narrativo de la novela es directo y de ritmo ágil, más por el minimalismo en cuanto a recursos literarios y profundidad en las ideas que encontraremos en el texto que por el buen hacer del autor. Sí que son dignos de mención algunos elementos que recuerdan vagamente las características de la novela bizantina, como es la historia de amor entre las reencarnaciones del protagonista y la que fue su esposa en “la vida civil”, con un satisfactorio final feliz después de que nuestros sufridos héroes se tengan que enfrentar a múltiples peligros que amenazan con separarlos de forma y manera definitiva. Una dosis de sentimentalismo que aporta un leve toque de clasicismo al insustancial y plano “revival” de Tropas del Espacio que Scalzi no ha terminado de llevar a buen puerto, seguramente por su bisoñez en las lides literarias, nada que no se cure con el tiempo. Qué más decir de La Vieja Guardia: qué entretiene y se lee rápido, pero que no termina de ser lo que esperaba.

viernes, junio 29, 2007

EL CASO JANE EYRE - Jasper Fforde

En su habitual prólogo, Miquel Barceló apunta la siguiente cuestión sobre la obra Jasper Fforde: “El caso Jane Eyre puede llegar a ser idolatrada por unos lectores mientras que otros, la consideren incluso ridícula”. No le falta razón, a nadie dejará indiferente la nueva novela que publica Ediciones B, seguramente, su entrada en nuestro panorama literario no tendrá un termino medio en lo que a la aceptación de los lectores se refiere, o bien se convertirá en el nuevo banderín de enganche de la colección Nova, como lo fue en su momento la serie de aventuras de Miles Vorkosigan o, por el contrario, será un rotundo fracaso. Los lectores decidirán. Unos, sin duda, se convertirán en incondicionales de Thursday Next y la encontrarán genial y otros pensarán que no es nada del otro jueves y le darán la espalda después de un primer acercamiento.

En mi caso me considero afortunado de haberme encontrado con está estupenda novela. No esperaba gran cosa y he tenido la agradable sorpresa de disfrutar enormemente con su lectura. Las sensaciones que me trasmitía desde la primera página hacía mucho tiempo que las tenía olvidadas; me reencontraba con una lectura fresca, adictiva y muy divertida, repleta de un ingenio exuberante que demanda la complicidad del lector en todo momento; unos personajes inmersos en unas situaciones tan hilarantes como delirantes y todo ello aderezado con los continuos juegos de palabras con que está construida la narración.

Esta primera entrega de las aventuras de la detective literaria Thursday Next es una presentación del particular universo paralelo donde se ubica la acción. Una realidad alternativa presentada como una ucronía psicodélica donde, después de 130 años, continúa la guerra de Crimea entre Inglaterra y Rusia; una sociedad en la que el principal medio de trasporte aéreo es el dirigible (no se ha descubierto el motor a reacción), Gales es un país comunista gracias a que Lenin se casó con una galesa; se puede viajar en el tiempo, los hombres lobo y los vampiros campan a sus anchas, se pueden clonar especies extinguidas en casa como si tal cosa y, lo más sorprendente de todo: la literatura se ha convertido en la gran pasión mundial,  la literatura es la “religión” mayoritaria.

Es difícil definir el género literario al que pertenece El caso Jane Eyre, básicamente se trata de una novela policíaca aderezada con unas gotas de ciencia ficción, una estética que ahora denominaríamos steampunk y, por encima de todo mucho humor. La protagoniza la detective literaria Thursday Next, excombatiente de la guerra de Crimea que todavía vive atormentada por la pérdida de su hermano en la celebre carga de la Brigada Ligera.

La vida de Thursday trascurre sin alegrías, su trabajo consiste en investigar si fue Shakespeare quien realmente escribió sus obras o fue otro, mientras que en su tiempo libre se lamenta de su pésima situación sentimental y aguanta como puede las visitas de su padre, miembro de la Crono Guardia, que aparece y desaparece literalmente sin previo aviso. La aparición de un malvado personaje, Acheron Hades, la encarnación del mal en su máxima expresión y, por si fuera poco, dotado de extraños poderes hará que Thursday regrese a su ciudad natal donde ha sido raptado su tío Mycroft, un genio que ha inventado un artilugio que permite entrar en los libros e interactuar con los protagonistas; otro de los "protagonistas" que también entra en juego es la poderosa organización Goliath, autentico gobierno en la sombra que acaba de patentar un arma que puede acabar con la guerra de Crimea. Con todos estos ingredientes, y con un ritmo vertiginoso desde la primera página, nuestra Thursday Next se verá inmersa en una sucesión de aventuras que la llevará a situaciones tan poco comunes como cazar vampiros, viajar en el tiempo, reencontrarse con su antiguo gran amor o introducirse en el interior de Jane Eyre, la conocida novela de Charlotte Bronte.

Todo esto y mucho más se puede encontrar en la primera entrega de las aventuras de Thursday Next, una obra de sorprendente originalidad que se mueve entre diversos géneros aportando frescura y originalidad. Los que estamos ya irremediablemente enganchados a sus aventuras no tendremos que esperar mucho para disfrutar de su segunda entrega; ya está anunciada para el mes de octubre una segunda dosis que llevará por título Perdido en un buen libro. La editorial Ediciones B, para su colección Nova, tiene previsto publicar toda la saga que además de los mencionados El caso de Jane Eyre y Perdido en un buen libro está compuesta por otras tres novelas más: The Well of lost Plots, Something Rotten y Amongst Sequels.

martes, junio 19, 2007

JOE HALDEMAN - La guerra interminable


 La guerra interminable (1974) es la novela que encumbró a Joe Haldeman de manera definitiva  instalándolo en el Olimpo de los grandes escritores de ciencia ficción de todos los tiempos, además de obtener logros más mundanos como por ejemplo la triple corona de premios literarios a los que podía aspirar: el Nebula en 1975 y el Hugo y Locus en 1976; debido al éxito cosechado, la novela se convertiría en saga, alargándose en dos nuevos títulos con La paz interminable (1997) y Forever free (1999), esta última inédita en castellano.

En su novela, Haldeman construye un profundo alegato antibelicista, se la considera una crítica a la polémica y pro-belicista Tropas del espacio, una de las obras maestras del maestro Heinlein (cuántos detractores de Heinlein le deben a éste sus mejores momentos dentro del género de la ciencia ficción, incluidos muchos escritores). La guerra interminable nos cuenta las peripecias de los soldados que luchan en la guerra contra una raza alienígena, los enigmáticos Tauran; el enfrentamiento bélico no es más que el pretexto para hacer una exploración de la condición humana y  de la innata capacidad del hombre para inhibirse de los horrores que es capaz de crear; asimismo, Haldeman aprovecha para cargar contra la burocrácia que crea el propio mecanismo de la guerra y que es un factor tan peligroso para el soldado como el mismo enemigo.

Haldeman añade a la narración elementos hard de gran interés, algo que forma parte de su sello personal e intrasfarible con los que se ayuda para planificar hasta el más mínimo detalle las paradojas temporales que surgen en la novela, sin duda de lo mejor de la misma, por el acertado tratamiento que hace de los efectos psicológicos que sufren los soldados debido a la dilatación temporal propia de  los viajes espaciales a grandes velocidades. Dichos viajes son posibles gracias al descubrimiento del salto colapsar, un avance tecnológico que permite recorrer enormes distancias en el espacio, pero los efectos de la singularidad espacio-tiempo consigue que todos los que utilicen este sistema para viajar descubran a su regreso que lo que para ellos han sido unos pocos meses, en la Tierra han sido años.

La novela en sí, no se parece en nada a los tochos que se publican hoy día. Construida de una manera compacta, sin alardes de estilo ni florituras, resulta tremendamente sólida y fascinante, sin añadidos superfluos que tan sólo tienen la misión de añadir páginas vacias de contenidos para inflar el precio final del libro. El protagonista de La guerra interminable, un joven estudiante que responde al nombre de Willian Mandela, es reclutado para formar parte de un grupo de fuerzas de élite del ejército que deben cumplir con los requisitos de tener un coeficiente de inteligencia por encima de 150 y una impecable condición física. El grupo de élite al que pertenece el joven Mandela es sometido a un duro entrenamiento antes de ser enviado a luchar contra el enemigo.

La guerra contra los misteriosos Taurinos provoca que los soldados que participen en ella pierdan todo aquello que dejan cuando parten hacía el frente y no sepan que se encontraran a la vuelta; de esta forma asistimos a los enormes cambios que se producen en la civilización, cambios que elimina la posibilidad de reinsertase en la vida civil a los veteranos de guerra, viéndose obligados a alistarse de nuevo en el ejército. Esta circustancia invita a pensar en las bases autobiográficas que subyacen en la obra, no olvidemos que Haldeman combatió y fue herido de gravedad en Vietnam, y que tras la escusa de un space opera, el autor presenta en forma de metáfora causada por los viajes espaciales, los efectos de desamparo y rechazo que padecieron los soldados norteamericanos a su regreso a los Estados Unidos, poniendo de manifiesto lo inutil de la guerra.

El final de la novela es un tanto moralista y a la vez dulce por el final feliz que les proporciona a los protagonistas. Al regresar de su última misión, los supervivientes de la contienda descubren que la paz con los Taurinos se ha conseguido gracias a renunciar a la individualidad, tanto física como mental, todos los seres son uno solo; han adoptado el modelo de civilización Taurino para poder entenderse con ellos (el individualismo es uno de los caballos de batalla de Heinlein, una idea que promueve en cada uno de sus escritos y que en La guerra interminble es rebatido por Haldeman). Una aceptación de que el estado de guerra es inherente al ser humano y de que para evolucionar deben abandonar la condición humana.

Como curiosidad comentaré que tuve la oportunidad de conocer a Haldeman y a su mujer, que por cierto habla un perfecto castellano, en el Kosmopolis 2004 de Barcelona. Junto a otros Cyberdarkianos, hoy sedicianos, fui espectador de la conferencia que ofreció sobre la guerra, como no, una charla interesantísima donde cargó con dureza contra la política militarista de Estados Unidos y, en algunos momentos, sobre las tesis militaristas e individualistas de Heinlein. Que Haldeman sea veterano de guerra se nota en la profundidad de algunos de los personajes de la novela en los que seguramente se ve reflejado. En resumen, una estupenda novela que es muy recomendable releer de tantao en tanto para que no caiga en el olvido  y sirva de referencia para comparar algunos de los escritos de los nuevos adalides de la ciencia ficción.

viernes, junio 15, 2007

The Pila veraniega

Los meses de verano me traen un poco más de tiempo libre que podré dedicar a la lectura, si no hay contratiempos. Hasta el mes de septiembre podré dar buena cuenta de parte de la cantidad de libros pendientes de lectura que se me han ido acumulando en las estanterías durante los últimos meses.

Por otra parte, la nueva política de adquisición de libros por parte de la biblioteca de mi ciudad ha añadido también unos cuantos ejemplares a la Pila, cosa que está bien, dinerito que me ahorro al no tener que comprarlos.

Al final me ha quedado una Pila muy extensa de la que espero poder leer al menos la mitad en estos casi tres meses que estaré libre de estudios y "sólo" tendré que trabajar.

Los libros que forman la Pila son:

El caso Jane Eyre - Jasper Fforde (el próximo en caer)
La novela perdida de Lord Byron - John Crowley
Todo bajo el cielo - Matilde Asensi
La Vieja guardia - J. Scalzi
El orbe y la rueda - Michael Jeury
Komar - Lois McMaster Bujold
Una campaña civil - Lois McMaster Bujold
El último puente - S. Eriksson
Los jardines de la luna - S. Eriksson
El profeta guerrero - S. Bakker
Sombras sobre Baker Street - Relatos
Tormentas de Espadas - George R. R. Martin
Ilión I: el asedio - D. Simmons
Ilión II. la rebelión - D. Simmons
Vencer al dragón - Bárbara Hambly
Johathan Strange y el Señor Norrell - Susanna Clarke
Leyes de mercado - Richard Morgan

A estos les he añadido unas cuantas relecturas que tengo pendientes, la mayoría clásicos de la ciencia ficción que leí hace 20 años y de los que apeñas me quedan unas imagenes en la memoria:

Tigana - Guy Gavriel Kay
Choque de Reyes - george R. R. Martin
Nunca me abandones - K. Ishiguro
Matadero 5 - K. Vonnegut (desde su muerte lo tengo en la mesita de noche)
La guerra interminable - J. Haldeman (estoy con el ahora mismo)
Un mundo feliz - Aldous Huxley
1984 - George Orwell
Solaris - Stanilslaw Lem

En fin, una lista larga a la que segurmente se irán sumando algunas novedades interesantes que salgan al mercado durante estos meses, caerán seguro Dorada de Lucius Shephard y alguno de bolsillo que anuncia Puzzle: Dentro del leviatán, Regreso a Belzagor...y por supuesto La Guía de Lectura de Barceló que está al caer :DDD

martes, junio 12, 2007

PANDORA EN EL CONGO - Albert Sánchez Piñol

Pandora en el Congo venía abalada por el rotundo éxito cosechado por Sánchez Piñol con su estupenda La piel fría.
El autor repite la misma receta que le hizo triunfar con su primera novela, eso sí, es una naración más elaborada en cuanto a argumento, trama y subtramas, pero menos trabajada en la construcción de los personajes.
El recurso del libro dentro del libro, utilizado con mucho acierto, divide la historia en varias tramas entrelazadas entre ellas y cada una con un registro diferente: desde la aventura más espectacular, hasta el relato policiaco y judicial; sin olvidar los momentos de humor que aportan los extraños habitantes de la pensión donde se aloja el protagonista.

La novela nos cuenta como Thomas Thompson, joven aspirante a escritor, malvive como negro literario de negro literario escribiendo historias ambientadas en el África negra. Un día recibe el encargo de un hábil abogado para que escriba las penalidades sufridas por Marcus Garvey, condenado a muerte por el asesinato de los aristócratas hermanos Craver, durante un viaje al corazón más recóndito del Congo en busca de oro.

En el trascurso de la expedición encuentran una gran fortuna en oro, pero son atacados por una extraña raza subterránea, los tecton. Aparece un personaje femenino perteneciente a esta raza, Amgam, que juega el mismo papel que el personaje femenino de La piel fría.

Las aventuras que explica Marcus Garvey no tienen desperdicio; no podemos evitar retrotraer nuestra memoria a los grandes clásicos que nos han acompañado durante juventud: Conrad, Verne, también he leído comentarios sobre posibles parecidos con la obra de Lovecraft que no acabo de ver claros, sí que tienen muchas similitudes con Arthur Machen y sus obras El Terror y Los tres impostores, pero por encima de todos estos referentes Pandora en el Congo es un homenaje a H. Ridder Haggard y sus maravillosas novelas de aventuras; especialmente a Las minas del rey Salomón (1885) y Ella (1887).

La novela viene aderezada con los “tics” que parecen formar parte del peculiar estilo de Sánchez Piñol: en primer lugar, un verbo grandilocuente en determinados pasajes que le dan a la narración la apariencia de ser más pretenciosa que ambiciosa, y por otra parte, el mensaje moralista sobre la condición humana que esta vez tiene como protagonista el darwinismo social inherente a la colonización de África por parte de las metrópolis europeas.

El resultado final es una gran novela de aventuras, se disfruta enormemente, que nos deja la sensación final de haber ido abriendo una matrioskha rusa; siempre aparece una sorpresa más dentro de otra sorpresa, un giro nuevo a lo que parecía definitivo.

Una lectura muy recomendable para desconectar de lo cotidiano y disfrutar de una novela como aquellas que se hacían antes, muy, muy, muy antes.

martes, junio 05, 2007

SOY LEYENDA - Richard Matheson


Sin duda Soy leyenda es, por méritos propios, uno de los clásicos incuestionables de la literatura de ciencia ficción. Una novela corta, de poco más de 100 páginas, salida de la hábil pluma de Richard Matheson y que ha servido de modelo ha incontables producciones posteriores; ya sean literarias, cinematográficas o incluso videojuegos.

El argumento es reflejo de las inquietudes que despertaban en la sociedad americana la amenaza nuclear o bacteriológica que amenazaba con destruir la vida en el mundo; debemos tener en cuenta la fecha de publicación del relato 1953, en plena guerra fría.

Soy leyenda, en primera instancia, parece una distopía que dibuja un futuro apocaliptico en un mundo poblado de supervivientes de una guerra biológica que se han transformado en unos seres parecidos a los tan manidos vampiros de las novelas y películas de serie B, en este nuevo orden mundial sólo un hombre parece haber escapado a la plaga y sobrevive luchando día y noche contra los vampiros. Con este sencillo planteamiento Matheson construye una historia breve, intensa y llena de matices. Una obra redonda, construida con una gran economía de medios donde los personajes apenas están esbozados con cuatro pinceladas.

Robert Neville, protagonista de la novela, es el último hombre “normal” sobre la Tierra. Un moderno Robinson Crusoe que ha sobrevivido al naufragio de la humanidad y que intenta adaptarse a un mundo donde él no encaja. La vida de Neville se basa en buscar y matar vampiros durante el día mientras la noche la dedica a defenderse en su refugio del ataque de las criaturas de la noche que lo acosan sin descanso. En apariencia un argumento simplista, nada de eso, el personaje de Neville no deja de evolucionar durante toda la novela. Pasa por diferentes periodos de lucidez, cuando no bebe, buscando de manera científica el origen de la mutación. En otros momentos, cuando bebe, se muestra como un ser vulnerable, condicionado por la soledad que padece y atormentado por los recuerdos que en breves flash backs nos cuentan su pasado.

La novela nos deja algunos momentos brillantes como lo que acontece con el perro que encuentra, el momento lacrimógeno de la novela, y sobretodo el final donde Neville acepta su condición de “diferente” y se abandona a su suerte.

En la actualidad se está preparando en Hollywood una nueva versión para la gran pantalla de Soy Leyenda, que si no me equivoco será la tercera después de la coproducción italo-americana El último hombre sobre la Tierra del año 64 interpretada por Vincent Price y del clásico de los 70 The Omega Man protagonizada por Charlton Heston. En esta nueva revisión de la obra de Matheson el papel de Robert Neville será interpretado por Will Smith.




jueves, marzo 08, 2007

MÉDULA - Robert Reed

La primera referencia que me llegó de esta novela vino de la mano de estación de nieblas donde aparecía una reseña que, por lo interesante, invitaba a la lectura de la novela. Poco tiempo después, aparecía la noticia de la publicación de Marrow, Médula editada en castellano por La Factoría de Ideas en su colección Solaris Ficción. Médula es la primera novela de Robert Reed que sale a la luz en España, aunque no se trata de un total desconocido en nuestro país ya que con anterioridad se han publicado varios relatos suyos que han tenido una buena aceptación.  Cabe apuntar que Médula nace como la "ampliación" de tres relatos de Reed: Marrow publicado en 1997, The Remoras y Aeon's Child publicados en el recopilatorio The dragons of spring place en 1999.

La novela en sí no ha sido lo que esperaba, aunque tampoco se puede decir que para mi haya supuesto una total decepción. El problema, en parte, es por las enormes expectativas que me había generado el argumento de Médula: la aparición en el Sistema Solar de una gigantesca nave del tamaño de Júpiter que viaja sola por el espacio y, que después de explorarla, es colonizada por los humanos en dura pugna con otras razas alienígenas que no le harían ascos a poseer semejante trasto. Los humanos que se instalan en la gigantesca nave se constituyen en una aristocracia dominante autodenominada los Capitanes. Estos humanos poseen una tecnología muy avanzada, lo cual, les permite vivir casi eternamente gracias a los avances en nanotecnología que les hacen inmunes a las enfermedades y capaces de regenerarse de cualquier tipo de percance.

Los Capitanes, o deberíamos decir más bien las Capitanas, ya que son las mujeres las que tienen el mando de la nave, deciden emplear los enormes recursos de tiempo y espacio físico del que disponen en recoger especies alienígenas, darles cobijo y sustento y pasar la eternidad vagando por la galaxia sin preocuparse mucho de quién, cómo y cuándo proyectó y construyó tan colosal nave. En eso estaban cuando descubren en el centro de la nave nada más y nada menos que un planeta del tamaño de Marte. La exploración del misterioso planeta interior acaba en tragedia y con los Capitanes atrapados en él sin posibilidad de escapatoria. A partir de aquí se suceden un sinfín de acontecimientos narrados de una manera poco afortunada por  Robert Reed, no sé si por falta de una mayor capacidad para ordenar y trasmitir coherentemente el caudal narrativo que se podía generar con tan buen planteamiento inicial, o si la poca gracia en su discurso es consecuencia de una pésima traducción por parte de la editorial (como viene siendo frecuente por parte de La Factoria de Ideas).

La tragedia, el engaño y el comportamiento caprichoso de los Capitanes desembocarán en un final sorpresivamente cosmogónico y poco claro que deja muchos cabos sin atar, y que seguramente, serán resueltos en una futura secuela. La futura secuela ya existe en el mercado de habla inglesa y lleva por título The well of stars (novela que años después de ser publicada Médula en nuestro país no parece que vaya a ver la luz en castellano).

¡Lástima de ideas desperdiciadas por Reed! La historia presentaba argumentos para haber podido ser una muy buena novela de ciencia ficción y un space opera de referencia. En apariencia parecía una novela ambiciosa, llena de conceptos interesantes que a la postre sólo sirven como decorado de cartón piedra donde se desenvuelven unos personajes planos, vacíos de contenido, apenas un boceto de lo que podrían haber dado de sí. El escritor se ha empeñado en convertir la oligárquica y cerrada sociedad matriarcal de los Capitanes en una copia del Olimpo; en dioses sometidos a sus bajas pasiones de traiciones, odios, celos e incestos. Esta idea se refuerza con la semejanza que hace entre el idealizado paraíso en que convierte la nave y el Hades que representa Médula, el planeta interior dominados por mares de fuego y volcanes en erupción.

Como dato más negativo de la novela destacaría los saltos de miles de años que se dan a lo largo de la narración sin que parezca que durante ese tiempo haya podido ocurrir algo de interés; excesivamente rápido en la información en unos momentos y minucioso en otros. El resultado es una narración bastante irregular y que invita a la confusión.

En fin, una novela que está vendiendo muy bien, me costó dos semanas encontrar una librería que no la tuviera agotada, y que tendrá su público a favor y en contra. Yo me posiciono con los que no han encontrado lo que buscaban entre sus páginas.

lunes, febrero 19, 2007

LAS MENTIRAS DE LOCKE LAMORA - Scott Lynch


Las mentiras de Locke Lamora es, sin duda, uno de los títulos más esperados por todos los aficionados al género gracias al éxito, tanto de ventas como de crítica, con el que viene avalado.

Esta novela es la primera del joven escritor norteamericano Scott Lynch y pertenece a la serie Los Caballeros Bastardos que, si se cumple lo previsto, se compondrá de un total de siete entregas. La segunda novela de la serie saldrá al mercado de habla inglesa en julio de este año y llevará por título Red Seas Under Red Skies. Otros títulos previstos para las próximas entregas de la serie son: The Republic of Thieves para la tercera entrega, The Thorn of Emberlain para la cuarta y The Ministry of Necessity corresponderá a la quinta. El éxito de Las mentiras de Locke Lamora no ha pasado desapercibido para el mundo del cine que ya tiene comprados los derechos de la novela para llevarla a la gran pantalla.


La novela en si, la podemos definir como una narración de aventuras de corte clásico y, también, como un muestrario de la literatura y del cine de entretenimiento que componen el imaginario colectivo de varias generaciones. En sus páginas, encontramos referencias a Dickens, Dumas, Twain, la novela picaresca, la de capa y espada, el cine “palomitero” y los héroes y antihéroes que más atractivos nos parecieron en nuestras lecturas juveniles. El bagaje que cada lector haya atesorado a lo largo de su vida se verá reflejado en cada acontecimiento que compone la novela de Lynch. Ese es, según mi modesto entender, una de las claves del éxito de la novela; el tener siempre la sensación de pisar terreno amigo, el adentrarnos en paraísos conocidos, sentirnos arropados entre las páginas del libro. El continuo reconocimiento de elementos nos podría llevar a calificar la novela de Lynch como poco original; no sería justo por lo despectivo que resulta esta apreciación, sin duda, es más justo reconocer el aire iconoclasta que el autor sabe darle a su obra recogiendo cosas de aquí y de allá para construir una historia fresca y absorbente como pocas.

La trama se desarrolla en una de esas ciudades con personalidad propia y, que en si mismas, son un personaje más de la novela; la milenaria Camor, una de las múltiples Ciudades Estado que componían el desaparecido Imperio de Therin. Una ciudad construida sobre las ruinas de cristal de una misteriosa y antigua civilización desaparecida. En los bajos fondos de Camor, entre canales infestados de extrañas criaturas y callejones oscuros y húmedos ha crecido Locke Lamora; huérfano recogido y adiestrado en las artes del robo y el engaño por el Padre Cadenas, alma mater de los Caballeros Bastardos; un grupo de timadores y ladrones de guante blanco de naturaleza epicúrea y hedonista.

Los Caballeros Bastardos son una pequeña banda que forma parte de la red de crimen organizado de Camor y que tiene como jefe supremo a Capa Barsavi, el “padrino” de los bajos fondos Camorreses, que dirige con mano de hierro el imperio del crimen que ha levantado a lo largo de los años a base de sudor propio y sangre ajena. La aparición de un misterioso personaje, el Rey Gris, que amenaza el monopolio criminal de Capa Barsavi, desencadena una serie de acontecimientos que arrastrarán a Locke Lamora a una serie de aventuras y desventuras que dejarán al lector pegado a las páginas del libro hasta el final . No me parece oportuno revelar mucho más de la trama, mejor dejar al lector que descubra por si mismo todos los giros y subtramas que contiene la novela, no obstante, si que quisiera dejar mi impresión sobre un par de asuntos.
El primero es la magia, tarda en aparecer en la novela, pero cuando aparece lo hace con fuerza. Esto me sorprendió un tanto. El carácter gregario que el autor le había otorgado a la magia en su obra contrastaba con el enorme poder que tienen los magos en el mundo creado por Lynch y el potencial que tenían para enriquecer la trama. Sin duda, en esta primera novela sólo ofrece pequeños apuntes de lo que prepara para futuras entregas de la serie. Otro esbozo de futuro que adelanta Lynch lo ofrece, de manera genial, a través de, y permitidme el juego de palabras, las mentiras de Locke Lamora; en las historias que trama el hábil embaucador para ganarse la confianza de sus víctimas nos muestra la situación política y estratégica de las Ciudades Estado de Therin, sin duda, otro anticipo de por donde nos veremos conducidos en las siguientes entregas de las aventuras de Locke Lamora.

La estructura de la novela la componen largos capítulos que alternan el presente con pasajes pertenecientes a la infancia de Locke Lamora y sus compañeros de correrías. La intercalación de estos flashbacks ralentiza la acción y, con frecuencia, parecen dos novelas paralelas que no terminan de casar entre ellas. Este hecho, junto a lo alejado del final que queda el punto culminante y de máximo interés de la novela, es el único “pero” que se le puede poner a la obra de Lynch, el resto, resulta excelente.

lunes, enero 08, 2007

AXIOMÁTICO - Greg Egan

No tenía intención de leer, y mucho menos comprar, este libro de Egan. No soy lector de relatos, prefiero la novela y cuanto más larga y contundente mejor, por otra parte, la ciencia ficción hard me tira para atrás por mi nula formación en temas científicos, cosa que me priva de entender cualquier trasfondo técnico que incluya la lectura, pero la elección de esta recopilación de relatos por parte de los compañeros del grupo de lectura en Sedice y el apunte que hacía Cloud en su blog me animaron a la compra y lectura de Axiomático.

Aunque sólo he conseguido terminar ¾ partes de los relatos, tengo que admitir que los leídos han resultado una experiencia agradable. Egan se dedica a escribir autentica ciencia ficción, sus relatos nada tienen que ver con la literatura de evasión que trasviste un argumento de novela negra o un wester con un entorno futurista para venderlo como ciencia ficción. En el grupo de escritores que valiéndose de estas artes se arriman a la ciencia ficción podemos incluir nombres ilustres como Vance, la Bujolds y otras hierbas…autores muy seguidos y leídos por los aficionados al género, eso es infegable, pero que están muy lejos de escribir auténtica ciencia ficción.

Egan representa la esencia de lo que debe ser la ciencia ficción: ideas brillantes, bien elaboradas y con una base científica sólida; lamentablemente este despliegue de virtuosismo en cuanto a imaginación no va acompañado con la utillería literaria necesaria que, a modo de vaselina, ayude a los neófitos en cuestiones técnicas, en la introducirse sin dolor de la terminología científica que inundan los escritos de Egan.

No contaré mucho sobre el argumento de los relatos que componen Axiomático, los interesados pueden leer la estupenda reseña que ha escrito Ataúlfo para la portada de Sedice, y a la que poco más se puede añadir.

Personalmente destacaría La Caricia y El Virólogo Virtuoso, me han resultado más comprensibles. Aprovechando el impulso que me ha ofrecido Egan, quizás, me decida por fin a leer la celebradísima "Historia de tu vida" de Ted Chiang, que ya va siendo hora.

martes, enero 02, 2007

LA PIEL FRÍA - Albert Sánchez Piñol

La piel fría es sin duda una de las lecturas que más he disfrutado en los últimos años. Se publicó originalmente en catalán en el 2002; el boca a boca la convirtió en un superventas en poco tiempo y no tardó en ser traducida al castellano.

En la actualidad lleva vendidos 135.000 ejemplares en España y ha sido traducido a más de 30 idiomas, además de haber ganado en su día el premio Ojo Crítico de Narrativa. Sin duda la novela de género española más internacional. Sin embargo, no es una novela muy apreciada por los aficionados al género fantástico en España, es más, la mayoría ni siquiera la ha leído ni la tiene en cuenta para futuras lecturas. Un caso paradójico dentro del panorama patrio donde se tiende al chovinismo de subir a los altares obras y autores bastante mediocres por el único mérito del paisanaje.

La novela en si es una mezcla de géneros, mestizaje lo llaman los más puristas y entendidos en estos menesteres. Con una prosa recargada y llena de metáforas y unas formas al más puro estilo decimonónico, el autor introduce elementos de la literatura fantástica, de terror y de ciencia ficción inspiradas en las ideas de autores de reconocido prestigio como: los terrores marinos de Lovecraft y Hodgson, la novela de aventuras que tan bien explotó Julio Verne, la relación de dependencia que establecía Joseph Conrad entre protagonista y antagonista y la imposibilidad de comunicación con otros seres inteligentes que desarrollo Stanislaw Lem en obras como El Invencible.

El argumento de la novela comienza a finales del siglo XIX con la llegada a un pequeño islote próximo a la Antártida de un joven oficial atmosférico que huye de un oscuro pasado. En el islote encontrará a su único habitante, Batís Caffó, en un faro que es asaltado cada noche por unas extrañas criaturas que provienen del mar. El joven recién llegado comienza una desesperada lucha por la supervivencia que también es un viaje a lo más perturbador de la naturaleza humana y que pondrá de manifiesto lo peor y lo mejor de él. Su relación con Batís Caffó y el descubrimiento de la psicología de los dos personajes es el eje sobre lo que se asienta la novela y, por consiguiente, lo que atrapa al lector.

La novela resulta una analogía sobre la incomprensión y el rechazo que sentimos hacía todo lo desconocido, la capacidad que ha generado la sociedad para criminalizar y odiar todo aquello que no podemos entender. Sobre todo, se resalta la necesidad de manifestar la xenofobia, el racismo y la intolerancia que es innata en el ser humano.

En otro apartado de la novela, se debe incidir y destacar en la carga de erotismo y sexualidad que se introduce en la novela. Un sexo en su estado más puro y primitivo, enfermizo a veces y natural siempre.

Para concluir, sólo indicar que, a pesar de su carácter autoconclusiva, La piel fría es la primera entrega de una trilogía temática que tiene su continuación con Pandora en el Congo.

LOS VIAJES DE TUF - George R.R. Martin

El fix-up Los viajes de Tuf (1986), aparece publicado en castellano por Ediciones B allá por el lejano año de 1988 (cómo pasa el tiempo). Martin, huérfano en esos momentos del éxito merecidamente cosechado con su Canción de Hielo y Fuego, carería del más mínimo "colchón" de prestigio que le disculpase delante de los contadísimos aficionados a la ciencia ficción que compraron un ejemplar de las aventuras del extravagante y obeso mercader que protagoniza la narración. Entre los pocos que apostaron por las bondades de Los viajes de Tuf se encontraban aquellos que se habían entusiasmado con Los reyes de las arenas (1979), relato ganador de los premios Hugo, Nebula y Locus de 1980, o con la no menos fascinante e imprescindible Muerte de la luz (1977). Los viajes de Tuf no fue un éxito de crítica ni de ventas. El libro fue saldado, como tantos otros, por cuatro duros (por entonces no existían los euro), fue uno más de los muchos títulos que pasan con más pena que gloria por las estanterías de las librerías. Fue curioso comprobar como el afán bibliófilo de unos y los incontenibles deseos de conocer antiguos escritos del escritor de moda de otros, despertó la codicia de muchos que consiguieron un ejemplar de la novela de Martin, y que entonces la ofrecían con vehemencia al módico precio de entre 60 y 100 euros. Los viajes de Tuf fue durante mucho tiempo una de las novelas más buscadas en los mercados de segunda mano. Ahora, gracias al éxito de Juego de Tronos (1996) y Choque de Reyes (1998) se ha vuelto ha reeditar en formato bolsillo con, para mí, un exagerado alago por parte de los lectores. Los viajes de Tuf no da mucho de sí. Tiene grandes deficiencias en cuanto a su cohesión interna al tratarse de un fix-up compuesto por varios relatos independientes cosidos entre sí con un hilo argumental excesivamente débil para lograr vestir con un mínimo de decencia la oronda reputación de George R. R. Martin.
 

Es complicado definir el tema central que Martín trata a lo largo de sus páginas. Quizá el ecologísmo y el poder son los elementos más comunes en los distintos pasajes que componen la narración, aunque si tenemos que centrar nuestra atención en algo debería ser en el personaje central Haviland Tuf, un mercader independiente de gran tamaño, obeso, calvo y con la piel blanca como el hueso. Es vegetariano, bebe montones de cerveza, come demasiado y le encantan los gatos. Y además es completa y absolutamente honesto. Tuf logra poseer una enorme nave espacial, el Arca, la única superviviente del antiguo Cuerpo de Ingeniería Ecológica de la Vieja Tierra. Al Arca es un artilugio desaparecido hace más de mil años, pero que revive gracias a Tuf y a sus gatos. A lo largo de los siete relatos que forman este libro, Tuf consigue la nave, la repara y resuelve un sinfín de problemas espaciales con la ayuda de la ingeniería ecológica, una profesión que él recupera y a la que añade la impronta de su personalidad, astucia e ironía. La novela está construida con varios relatos con el único denominador común de tratar sobre la vida de un tal Haviland Tuf; un personaje odioso y relamido, altamente irritante, mercader de profesión y que por los azares del destino se convierte en propietario de una enorme nave de más de mil años de antigüedad, dicha nave, tiene como función principal la ingeniería ecológica, es decir, clonar bichejos y plantas provenientes de los más recónditos confines de la galaxia para utilizarlos con fines poco claros.
 
Los episodios que componen este fix-up los podemos dividir en dos grupos. En primer lugar, Los panes y los peces, Una segunda ración y Maná del cielo que son los más consistentes ya que están sustentados sobre una idea sólida y razonada: el desequilibrio alimenticio que se provocaría en una civilización donde la población creciera en progresión geométrica y la capacidad de producir alimentos en progresión aritmética como anunció Malthus en su celebre Ensayo sobre el principio de la población. La innovación que aporta Martin a esta idea es que se produce por motivos religiosos, en cambio, Malthus había anunciado este desastre como consecuencia directa de la Revolución Industrial. El segundo grupo de relatos lo componen: La estrella de la plaga; un entretenido episodio a medio camino entre “Alien” y los “Diez Negritos”, Guardianes; entretenido sin más, Una bestia para Norn y Llamadme Moisés; ambos infumables.

Resumiendo, un libro inmerecidamente elevado a los altares por la pléyade de fans del barbudo auto, aunque hay que reconocer que, pese a sus defectos en su construcción, se deja leer y ofrece algunos buenos momentos de diversión, eso sí, muy lejos de lo mejor que puede llegar a ofrecer Martin.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...